sábado, 15 de diciembre de 2012

Lasaña a la boloñesa.


Espero que os guste esta receta, porque es una de mis favoritísimas. Mientras la hacía he matado quemado un trapo (no como parte de la receta, sino de atender dos sartenes y una olla mientras picaba las verduras), pero el resultado es tan satisfactorio que creo que puedo vivir sin el trapo.






Ingredientes:


- Placas de pasta para canelones (vienen 20 en cada paquete, pero no os dejéis engañar por su tamaño en seco; dos placas por persona y un par extra por si acaso se os rompe alguna es más que suficiente)

Bechamel

- Harina de arroz (o cualquier otra)
- Leche vegetal sin endulzantes (fructosa, azúcar, vainilla, etc.)
- Margarina (preferiblemente no hidrogenada)
- Sal
- Pimienta
-  Orégano
- Tomillo
- Albahaca
- Nuez moscada (opcional)

Boloñesa
- Apio
- Zanahoria
- Pimiento verde
- Pimiento rojo
- Cebolla
- Champiñones
- Tomate triturado
- Albahaca
- Tomillo
- Orégano
- Pimentón dulce
- Pimentón picante
- Ajo en polvo
- Sal


Elaboración:

Primero se ponen a cocer las placas de pasta. Hay que tener preparado un plato hondo con hielo para enfriarlas y un trapo donde extenderlas para que escurran.

Mientras se va haciendo la bechamel. Para ello hay que derretir la margarina, echar la harina, mezclar bien y añadir la leche – si salen grumos se puede parar y pasarla por la batidora – finalmente se añaden las especias. Es importante fijarse en que la bechamel no quede tan espesa como la queremos, porque tanto al enfriarse, como al gratinar en el horno, espesará.

Echamos la mitad de la bechamel en el recipiente donde vamos a poner la lasaña y reservamos el resto para cubrirla por encima, después colocamos placas de lasaña hasta cubrir todo el fondo del recipiente y ponermos el horno a calentar a 200º.

Para el relleno cortamos el apio, la zanahoria, cebolla, pimiento verde y rojo. Los champiñones los picamos en trozos muy pequeños. Salteamos todo. Cuando esté listo añadimos el tomate triturado y las especias y removemos bien.

Luego añadimos casi todo el relleno y colocamos las demás placas de pasta, las cubrimos con una ligera capa del relleno que nos queda y sobre ésta echamos el resto de la bechamel, asegurándonos de que los bordes queden bien cubiertos para que no se quemen en el horno. Podemos machacar coquitos ( nueces de brasil), mezclados con una cucharada de levadura de cerveza, y espolvorearlos por encima, o meterla directamente en el horno a gratinar, hasta que se dore un poquito por arriba.

El tiempo de preparación varía dependiendo de si tenéis ayuda, de si sois capaces de controlar a la vez dos sartenes y una olla, y de cuantos trapos queméis, pero en general se tarda entre 2 y 3 horas, incluyendo el tiempo de “volver a hacer que la cocina parezca una cocina”.

¡Buon appetito!





No hay comentarios:

Publicar un comentario