viernes, 7 de junio de 2013

Tarta alfajor.

Como véis por la calidad de las fotos, esta tarta la hice para un cumple y se iba a quedar en la sombra. Digamos que tuve algunos imprevistos por el camino y se me quitaron las ganas de subir la receta, pero no sé si mi amigo Daniel lo notó o símplemente se moría de ganas de probarla, el caso es que me insistió para publicarla y al final me convenció :)




Ingredientes:

- 300g de harina
- 220g de azúcar integral
- 1 Cucharadita de sal (con prudencia pero sin miedo)
- 2 Cucharaditas de Baking powder (polvo de hornear, sustituible por levadura de repostería)
- 1 Cucharadita de bicarbonato
- 250ml de agua
- 130ml de aceite de girasol
- 1 o 2 Cucharaditas de esencia de vainilla

*Esta es la receta base, pero podéis reducir un poco la cantidad de azúcar, por aquello del dulce de leche y la bomba de azúcar que supone añadido a la nata de coco.

Para rellenar y decorar:

- Leche vegetal
- Leche de coco para postres
- Azúcar glass
- Coco rallado

Elaboración:

Si vamos a usar nata de coco, necesitaremos poner la lata toda una noche en la parte baja de la nevera, o incluso unas horas en el congelador. La nata se separará de la leche y se quedará dura, entonces podremos sacarla con cuidado y batirla con azúcar glass (al gusto o hasta que espese un poco).

Para hacer el bizcocho, precalentamos el horno a 200º. Después mezclamos los ingredientes secos en un bol, o directamente en el procesador de alimentos (harina, azúcar, sal, bicarbonato y levadura), añadimos los líquidos (agua y aceite) y mezclamos a velocidad media, o con unas varillas, hasta que no queden grumos.
Necesitaréis uno - o varios - moldes desmontables y papel de hornear. Lo ideal son 3 de 20 centímetros, pero si vosotras tampoco tenéis, podéis usar uno de unos.... Esperad, que voy a por el metro... (10 minutos más tarde...) ¡24 centímetros! de diámetro.
Mi mejor consejo es que paséis de margarinas, aceites y harinas y forréis todo el interior del/los molde/s con papel de hornear, pues os evitará muchos problemas.
El bizcocho tiene que estar en el horno unos 40 minutos, a 180º. Apartir de ahí metéis un cuchillo, y si sale seco podéis sacarlo. Dejad que se enfríe un poco a temperatura ambiente y sin desmoldar (al menos la parte pegada al bizcocho), y luego metedlo en la nevera para que se termine de enfriar del todo. Mientras tanto, tenéis una hora libre, buen momento para hacer la nata de coco, que siempre es mejor dejarla para el final.

Cuando el bizcocho esté completamente frío, desmoldadlo, cortadlo por la mitad y, con mucho cuidado, abridlo (si tenéis tres moldes de 20 centímetros, simplemente desmoldadlos). Antes de untar - o sólo echar, porque es bastante pegadizo - el dulce de leche, conviene remojar el bizcocho con leche vegetal para que resulte más ligero (yo con las prisas me olvidé de este paso y hubo bastantes comentarios al respecto).
Después volvéis a montar el bizcocho y lo decoráis extendiendo la nata de coco, y coco rallado por encima.
Yo, además, metí algo de dulce de leche en un biberón de salsas y dibujé algunas letras, pero como véis el dulce de leche es algo elástico, y encima del coco no se mantiene muy en su sitio.

La receta de alfajores en la que está inspirada la tarta ya la publicaré otro día, si es que encuentro la fuente, pero mientras...

¡Espero que os guste! :)





No hay comentarios:

Publicar un comentario